18/12/2021

Recomedaciones con todos los cuidados para prevenir contagios este fin de año

Ayudín y FUNCEI brindan las respuestas para que vivamos un  fin de año cuidado y responsable. Con la flexibilización de las medidas para contener la pandemia, habrá más reuniones sociales en casas, pero también en bares, restaurantes y salones de fiesta. Por eso, es importante disfrutar con todos los cuidados para prevenir contagios:


 
●                    En las reuniones al aire libre, es menor el riesgo de transmisión de la COVID-19.
 
●                    Al haberse aumentado o maximizado el aforo, según el distrito, se vuelve esencial en los espacios cerrados seguir cumpliendo las medidas de ventilación cruzada.
 
●                    En cualquier caso, mantener el uso del barbijo cuando no se está comiendo, la distancia entre grupos o mesas, y la higiene frecuente de manos.
 
●                    Cuantas más personas estén vacunadas, menor es el riesgo de transmisión del coronavirus. Por este motivo, se recomienda contar con el esquema completo de vacunación contra la COVID-19 siguiendo las últimas recomendaciones del Ministerio de Salud de la Nación.
 
Si vas a organizar una reunión social en tu casa, junto con las medidas para prevenir la COVID-19, recordá estas claves para prevenir también otras infecciones como las respiratorias, gastrointestinales o de la piel:
 
 
●                    Recordá que la limpieza (con jabón o detergente) remueve la suciedad y los gérmenes, pero desinfectar los elimina
 
●                    Antes de que lleguen los invitados y luego del encuentro, primero limpiá los ambientes, pisos y superficies, y luego desinfectarlos con una solución de lavandina en agua. Para pisos, mesadas o mesas, picaportes o manijas, lavatorios, canillas, dispensadores de jabón, inodoros y sus partes, o mesas para cambiar pañales, diluí una taza de lavandina en 5 litros de agua corriente, dejar actuar 5 minutos.
 
●                    Si alguna superficie se contamina con fluidos corporales o secreciones (saliva, mocos, vómito o sangre), limpiá y luego desinfectala lo antes posible con una solución más concentrada: una taza de lavandina en 5 litros de agua corriente, dejar actuar 5 minutos.
 
“Para un hogar más seguro y saludable, es importante repetir estas medidas con regularidad, en especial cuando haya alguna persona enferma, niños que gatean o comienzan a deambular, o mascotas”, recomienda Pablo Elmassian, médico infectólogo de FUNCEI y de Stamboulian Servicios de Salud. “Además no debemos elegir alimentos perecederos que estén expuestos sobre mostradores y sin protección segura, como films plásticos o cobertores. Tampoco los que se hayan mantenido a temperatura ambiente. Este tipo de descuidos facilita la proliferación de bacterias”, advierte Elmassian.
 
Antes de preparar alimentos para agasajar a otras personas en tu casa o para llevar a otro sitio, es importante que conozcas estas cinco reglas que favorecen la inocuidad de lo que consumimos desde el momento mismo en que lo elegimos y llevamos a casa:
 
 
 
1.                  Comprá en negocios que reúnan los siguientes requisitos básicos:
 
●                    Deben estar habilitados, ordenados, limpios y bien iluminados.
 
●                    No debe haber animales en su interior.
 
●                    El personal que maneja dinero debe ser diferente del que manipula alimentos, no debe tener síntomas respiratorios y debe conocer y cumplir las medidas básicas de higiene, por ejemplo, cabello recogido con una cofia o gorro, tener limpias las manos y uñas, y usar y cambiarse con frecuencia guantes descartables al manipular alimentos perecederos, además de utensilios limpios.
 
●                    Verificar que el envase de cada producto esté limpio e intacto (sin roturas ni rajaduras). No comprar latas que presenten golpes, abolladuras o estén oxidadas.
 
●                    Tener en cuenta la fecha de vencimiento de cada producto. Elegir aquellos con un margen amplio de tiempo hasta su caducidad.
 
●                    No cortar la cadena de frío al transportar los alimentos. Cuando el tiempo de traslado sea extenso, usar bolsas isotérmicas o refrigerantes.
 
 
 
2.                  Guardá o conservá a temperaturas adecuadas
 
●                    Seguí las indicaciones que figuran en cada envase.
 
●                    Para almacenar a temperatura ambiente, usá recipientes bien cerrados. Colocalos luego en una alacena seca, fresca, ventilada y protegida contra insectos y roedores, humo, olores, polvo, etc.
 
●                    Refrigerá en heladera (de 1 °C a 4 °C) todos los alimentos perecederos, como lácteos y sus derivados, carnes de todo tipo, huevos, verduras y frutas para limitar la multiplicación de microbios.
 
●                    En el freezer (de -18 °C a -21°C): mantenelo limpio y seco, y asegurate de que pueda circular aire frío entre los alimentos. Anotá en ellos la fecha de almacenamiento para controlar su vencimiento. Descongelalos en la heladera, nunca a temperatura ambiente.
 
 
 
3.                  Limpiá, desinfectá y lavá
 
●                    Limpiá y desinfectá con cuidado superficies, utensilios, esponjas y paños de cocina. Cambiá con frecuencia los repasadores.
 
●                    Lavate las manos antes de cocinar, en especial luego de tocar alimentos crudos, manipular residuos, ir al baño o cambiar pañales.
 
●                    Lavá las verduras hoja por hoja o frutas para eliminar la suciedad. Luego, para desinfectarlas, sumergirlas
 
durante 10 minutos en una solución que contenga una cucharada  de lavandina (5 ml) por cada 5 litros de agua, dejar actuar por 2 minutos. Enjuagalas muy bien antes de consumirlas.
 
●                    Usá siempre agua de red o potable para lavar los alimentos y utensilios, higienizarte y hacer hielo.
 
●                    Para desinfectar agua, utilizá lavandina apta para este fin. Seguí los siguientes pasos: primero, filtrar el agua para quitar partículas en suspensión, mezclar 10 gotas de lavandina por cada litro de agua y dejar actuar por 30 minutos.
 
 
 
4.                  Separá los alimentos crudos de los cocidos
 
●                    Usá una tabla de cortar diferente para carnes crudas, carnes cocidas y verduras. Evitá las tablas de madera.
 
●                    Almacená los lácteos en los estantes superiores de la heladera, las carnes en los estantes inferiores y las frutas y verduras en sus respectivos cajones.
 
●                    Protegé las comidas almacenadas con films plásticos o envases apropiados.
 
 
 
5.                  Cociná los alimentos en forma completa
 
●                    Cociná muy bien todas las carnes y los huevos.
 
●                    No utilices huevos crudos para elaborar mayonesas, merengues, salsas o cremas.
 
●                    Al recalentar las comidas, llevalas hasta temperaturas tan altas como las de cocción.
 
●                    Seguí las indicaciones del fabricante de microondas para cocinar y recalentar alimentos.
 
●                    Después de cocinar, si no vas a consumir de inmediato la comida, guárdala en la heladera o en el freezer. No la expongas ni enfríes a temperatura ambiente. Mantenela en frío.
 
 
“Es importante tomar consciencia de la importancia que tiene el uso de productos como la lavandina, toallitas desinfectantes y aerosoles desinfectantes para prevenir cualquier tipo de transmisión de enfermedades. Es por esto que cada producto de Ayudín está pensado para acompañar el día a día de cada persona, siendo aliados para el cuidado de la salud personal y de la familia de los argentinos.” enfatizó Claudio Yakimovsky, Director de Marketing de Clorox Argentina.
 
La transmisión de enfermedades por medio de alimentos es muy frecuente en el hogar, y aumenta su impacto en lugares de mayor concurrencia como restaurantes, comedores o similares. Por eso, se tiene que tener en cuenta y prestar atención en la limpieza del lugar, en la manipulación de alimentos, ventilación cruzada, cocción completa y tener presente todas las medidas de higiene a la hora de preparar o elegir el lugar para las reuniones sociales. Es responsabilidad de todos disfrutar responsablemente y cuidar a la familia y a los seres queridos para evitar contagios de COVID-19 como de cualquier otra enfermedad.